Agua, esencial para el desarrollo sostenible de la sociedad

La gestión de este recurso natural puede contribuir al bienestar de la población, al crecimiento económico y al cuidado del medio ambiente.

La celebración del Día Mundial del Agua 2015 sirvió para que todos los países del orbe reflexionaran sobre el papel que juegan los recursos hídricos en la construcción de un proyecto de vida transgeneracional, capaz de garantizar el desarrollo óptimo de la humanidad a través del tiempo.

Como parte de este proceso analítico, las naciones discutieron a a escala regional y globala sobre problemáticas directamente ligadas a la gestión acuífera y la capacidad de la sociedad, para resolverlas con sensatez y eficiencia.

De acuerdo con el informe “Agua para un Mundo Sostenibleo de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés), la explosión demográfica, la expansión urbana, la globalización comercial, las diferentes exigencias alimenticias del planeta, las transformaciones del ambiente y la ineficiencia humana en materia de gobernanza hídrica, han provocado que el abasto de agua para las futuras generaciones y la creación de un modelo de vida sostenible estén en duda.

Este panorama exige a gobiernos, empresas, organizaciones no lucrativas, instituciones académicas y ciudadanos trabajar de forma conjunta para garantizar el acceso equitativo al agua sin poner en riesgo al entorno. Sobre todo si consideramos que los países han coincidido en la necesidad de crear un mundo sostenible, cuyos componentes esenciales, según los datos de la UNESCO, son tres:

1. Desarrollo Social.Es indispensable que las naciones inviertan en la gobernanza hídrica para lograr el crecimiento paralelo de las comunidades y las industrias, considerando que el acceso al agua de calidad constituye un derecho humano que debe respetarse.

La firma Rotoplas ha demostrado que es factible crecer como negocio y contribuir al desarrollo social al mismo tiempo. Por ejemplo, con el Baño Húmedo ha llevado a zonas con problemas de drenaje a en naciones como México y Brasila una solución de aseo accesible y eficiente.

2. Desarrollo Económico.Las actividades productivas son medulares para el crecimiento económico de las naciones, pero también las causantes de problemáticas hídricas costosas. ¿Cómo resolver esta disyuntiva? Los expertos señalan que la inversión en ámbitos como el campo y la industria debe estar orientada a mejorar y agilizar los procesos productivos, sin desperdiciar los recursos materiales e inmateriales que requieren.

Los sectores que usan mayor cantidad de agua, por ejemplo, deben invertir en tecnología que les permita optimizar el consumo del líquido e incluso, reutilizarlo. Esta acción evitará el gasto excesivo del recurso y mantendrá a flote las actividades industriales.

3. Desarrollo ambiental.El cuidado de los recursos hídricos no es cuestión de política, sino de calidad de vida. Si pensamos que gastar el agua presente en el corteza terrestre o contaminar los ecosistemas acuíferos no importa, mientras la economía florezca, cavaremos nuestra propia tumba. Dañar al ambiente no sólo es poco rentable para la humanidad, sino perjudicial para el desarrollo de las próximas generaciones.

Por ello resulta indispensable innovar, crear soluciones tecnológicamente eficientes, que permitan utilizar el agua de forma óptima y garantizar su disponibilidad futura. Rotoplas ha puesto la muestra con productos útiles, duraderos y no contaminantes, que refrendan su compromiso con el bienestar del entorno y el desarrollo social.