Se construye cerca de Buenos Aires la primera Escuela Sustentable de Argentina

Con el objetivo de convertirse en el primer Municipio Sustentable de Argentina, Mar Chiquita recibe en 2018 el proyecto Una Escuela Sustentable. Rotoplas ayudará a que los alumnos de la escuela tengan acceso al agua en el plantel.

El programa “Una Escuela Sustentable” busca construir una red de escuelas públicas autosuficientes en América Latina, con el fin de generar un triple impacto: en los niños y niñas que estudian en el plantel, en la comunidad que rodea a la escuela y en la sociedad en su conjunto.

La iniciativa fue lanzada por Tagma, que es una organización que articula la participación de diversos actores y trabaja en el ámbito educativo, el comunitario y en el masivo. El proyecto se ubica en Mar Chiquita, el cual es uno de los Municipios con mayor biodiversidad en Argentina. Allí puede encontrarse: mar, playas de arena, dunas vivas, dunas vegetadas, praderas húmedas, pastizales halófilos, albufera, marismas, bañados salobres, bañados de agua dulce, arroyos, pastizales pampeanos, talares y lagunas de agua dulce.

Para construir la escuela sustentable, se ha utilizado el método desarrollado por el reconocido arquitecto Michael Reynolds y su empresa Earthship Biotecture, que desde hace 45 años se dedica a la construcción de viviendas autosustentables en todo el mundo. El diseño de la escuela busca aprovechar al máximo la energía del sol, el agua, viento y la tierra.

El concepto de Earthship está diseñado para desarrollar espacios bajo seis principios fundamentales que entreguen edificios totalmente autosuficientes y confortables para sus habitantes y usuarios:
• Materiales naturales y reciclados
• Calor solar y masa térmica
• Electricidad a partir del sol
• Cosechando agua
• Aguas residuales
• Producción de alimentos

Para asegurar que la escuela tenga acceso sostenible al agua, Rotoplas colabora en el proyecto para instalar 28 sistemas de almacenamiento y cosecha de agua de lluvia. Los principales usos del agua cosechada serán: consumo humano, lavado de manos, riego de huertas y almacenamiento del recurso.

Indirectamente, el proyecto beneficiará a más de 23,000 personas que habitan el municipio. Así, en Rotoplas buscamos colaborar en proyectos que lleven acceso al agua y saneamiento en viviendas, escuelas, comunidades y espacios públicos con el fin de mejorar la vida de las personas. Te invitamos a conocer más casos de éxito en nuestro sitio de soluciones para el desarrollo.

 

Tags